Carlos

Armado y peligroso

Criminal evadido de la prisión de Alcatraz. Aficionado a la ciencia y tecnología, especialmente a la informática y con complejo de cibernauta. Completamente loco. Armado con un ordenador y una caja de disquetes infectados con virus. El mismo día en que nació, se entretuvo en quitar los goteros a los ancianos del hospital. Unos años después, aprendió lo que era la electricidad, sus vecinos no lo podrán olvidar, ese humeante señor parecía realmente un árbol de Navidad con todas esas lucecitas y ese peinado estilo Albert Eistein. Estudia en un colegio religioso, pero los curas no le perdonarán nunca que cambiase el vino del cáliz por meada de perro. Actualmente se dedica a llevarse el papel higiénico de los retretes. La única ocupación legal que ha tenido ha sido la reventa de pañuelos usados. Su última fechoría ha sido la publicación de esta página web.

Ir al principio