¿Qué es un juego de Rol?

La manera más fácil de entender un JdR (juego de rol) o RPG (role playing game, rol en inglés) es imaginárselo como una obra de ficción cómo una novela, una obra teatral o una película. En una novela, el autor determina el escenario y las acciones de los personajes, el conjunto de lo cual constituye la trama. En un JdR, el autor (llamado Director de juego o Master) determina el escenario y algunos elementos básicos de la trama pero las acciones de los personajes (es decir, su papel) las determinan ellos mismos, ayudados por el Director durante el juego. Cada jugador controla las acciones de su personaje, una especie de "otro yo" de sí mismo, mientras que el Director de juego controla las acciones de todos los demás personajes (denominados personajes no jugadores). Así cada jugador asume el rol (interpreta el papel) de su personaje, mientras que el Director asume el del resto. Un JdR es, por tanto, una "novela viva" donde la interacción entre los actores (los personajes) crea una trama que evoluciona continuamente.

El Director de juego también se cuida de que los personajes sólo realicen acciones que sean posibles dentro del sistema de referencia (usualmente fantástico) en que se juegue, y en ese sentido actúa como árbitro. Aquí es donde se explica el uso de las palabras juego y fantasía. El Director de juego crea un escenario que no está limitado por la realidad de nuestro mundo, por lo que el escenario se inserta en el género de ficción conocido como "fantasía". Sin embargo, utiliza una serie de "reglas" que definen y controlan la realidad física de ese mundo fantástico. El uso de esas reglas convierte la "novela" de rol en un juego.

Así los juegos de rol de fantasía tienen lugar en un mundo cuya realidad no es la de nuestro mundo sino que en su lugar está gobernada por una serie de reglas de juego. La creación de la trama de un JdR es un proceso continuo Que puede ser afectado tanto por los jugadores como por el Director de juego, pero que ni uno ni otros controlan. La trama viene parcialmente determinada por el escenario pero se ve fuertemente influenciada por la interacción de los personajes entre sí y por una serie de acontecimientos aleatorios.

Como quiera que los juegos de rol son en definitiva juegos, deberían ser interesantes, excitantes y presentar un desafío a la imaginación. Uno de los objetivos principales de un JdR es que cada jugador asuma el papel de su personaje y reaccione a las situaciones como lo haría éste. Esta es la diferencia principal entre los juegos de rol y otros juegos como el ajedrez o las cartas. Un personaje no es sólo una pieza o una carta, sino que en una buena partida un jugador se ve a sí mismo en la posición de su personaje y actúa en consecuencia. El Director de juego utiliza descripciones detalladas, dibujos y mapas para ayudar a los jugadores a visualizar los escenarios físicos y a los otros personajes. Además, cada jugador debería hablar y reaccionar a los otros como lo haría su personaje. Todo ello crea un aire de compenetración, excitación y realismo (en un escenario de fantasía, por supuesto).

Las tiradas de dados añaden el factor aleatorio

El Director ha sido descrito como el "autor" del JdR pero en realidad es más que eso. Su misión consiste no sólo en describir a los jugadores todo lo que ocurre en el juego como si realmente estuviera sucediéndoles a los personajes sino que también actúa como juez o árbitro en las situaciones en que deben resolverse las acciones que intentan realizar los personajes. Antes de que se empiece a jugar, el Director debe haber realizado una labor preparatoria consistente en desarrollar el escenario en el que tendrá lugar el juego, utilizando las reglas del juego y material de su propio diseño o adquirido al efecto. Hasta que los personajes se encuentren ante determinadas situaciones durante el juego, cierto material concerniente al escenario sólo debe ser conocido por él. Además, debe interpretar el papel de todos aquéllos personajes y criaturas que no están bajo el control de los jugadores pero que sin embargo se mueven y actúan dentro de los confines del juego, afectando a su desarrollo.

Cada jugador crea y desarrolla un personaje utilizando las reglas del juego y la ayuda del Director (en cuanto al historial del personaje). Cada personaje dispone de ciertos valores numéricos que indican sus atributos, capacidades y habilidades. Dichos valores dependen de cómo desarrolle el jugador a su personaje utilizando las reglas y son los que determinan la probabilidad que tiene un personaje de realizar determinadas acciones. Muchas de las acciones que intentan los personajes durante el juego tienen una probabilidad de éxito y de fracaso por lo cual, si bien dichas acciones son iniciadas por decisión de los jugadores (o el Director en el caso de los monstruos y los personajes no jugadores), el éxito o fracaso de las mismas viene determinado por las reglas, el valor numérico de la habilidad pertinente y el factor aleatorio que añade una tirada de dado.

Por último, un JdR de fantasía contiene aventuras, magia, acción, peligros, combate, tesoros, héroes, malvados, vida y muerte. Para resumir, en un JdR los jugadores dejan atrás por una rato el mundo real y entran en otro en el que lo fantástico es real y la realidad está limitada tan solo por la imaginación del Director de juego y de los propios jugadores.

Haz clic aquí

Ir al principio